• Interconfesional y multinacional

    Conocemos a jóvenes de diferentes países y formamos un equipo de diferentes países

  • Iglesias asociadas en los países de acogida y de origen

    Para un apoyo óptimo para convertirse en discípulo de Jesús.

  • Movimiento de formación de discípulos

    Jesús no busca conversos ni feligreses, sino discípulos que hagan discípulos.

  • Ayuda, mensaje y fuerza de Dios

    Ayuda práctica, charlas individuales, oración por enfermedades, dolencias y problemas.

Quiénes somos

Beach Mission es una organización misionera interconfesional que organiza viajes de evangelización a estaciones balnearias europeas a las que acuden muchos jóvenes de vacaciones. Los participantes ofrecen ayuda, oración y un oído atento a los jóvenes de las zonas de ocio nocturno. Ellos y entablar una conversación acerca de su fe en Jesucristo y su relación con él.

Objetivo

Nuestro público objetivo son sobre todo los jóvenes del mundo del espectáculo. Muchos jóvenes están bastante desconectados de Dios, en parte debido al alcohol, las drogas, la música estridente y la ropa provocativa. Nos gustaría conectarles con Dios informándoles con amor y atención, compromiso y pasión, franqueza y honestidad y, sobre todo, con la ayuda de Dios, de cómo se puede restaurar la relación rota con Dios.

Beach Mission

Misión, visión y objetivos

El objetivo de Beach Mission es influir positivamente en la vida de los jóvenes y en las zonas de ocio proporcionándoles asistencia y conectándolos con Jesús de una forma que les cambie la vida.

Visión

  1. Poner en contacto a todos los jóvenes de vacaciones (de fiesta) en Europa con Jesucristo y hacerlos sus discípulos.
  2. Causar un impacto positivo en la vida nocturna (1) demostrando el amor y el poder de Dios y (2) estableciendo una cultura de seguridad, confianza, conexión y libertad nacida de la conexión individual y mutua con Dios y con los demás.

Objetivos Países Bajos y Flandes
Nuestro objetivo es aumentar el número de viajes de evangelización de seis regiones (en los Países Bajos y Flandes juntos). De aproximadamente 1 viaje por región en 2022, a 7 viajes por región en 2028. El número de destinos aumenta un poco, pero el trabajo se centrará en los 6 destinos más populares.
También queremos dar un paso adelante en la calidad adoptando un enfoque más holístico de la misión y equipando a los participantes para ello.

Objetivos en el extranjero
Nuestro objetivo es formar también algunas regiones fuera de los Países Bajos + Flandes.

Viaje de evangelización de 7 días a Lloret de Mar con 15-25 participantes. Participantes de NL.

Dos viajes de evangelización de 10 días; uno a Lloret de Mar y otro a Blanes. Ambos con 15-25 participantes. Participantes de NL, ES.

Estamos organizando cinco viajes de evangelización de 10 días a tres destinos: dos a Lloret de Mar, dos a Salou y uno a Blanes. Todos con 10-25 participantes. Participantes de NL, ES, BE.

Estamos organizando cinco viajes de evangelización de 8 días a cuatro destinos: dos a Lloret de Mar, uno a Salou y uno a Blanes y Texel. Todos con 10-30 participantes. Participantes de NL, ES, BE, DU.

Organizamos 9 viajes de evangelización de 8 días a cinco destinos: 4 a Lloret de Mar, 1 a Salou, 1 a Blanes, 2 a Texel y 1 a Sunny Beach. Todos con 10-25 participantes. Participantes de NL, ES, BE, DU.

Estamos organizando 6 viajes de evangelización de 8 días a cinco destinos: 2 a Lloret de Mar, 1 a Albufeira, 1 a Blanes, 1 a Texel y 1 a Sunny Beach. Todos con 10-25 participantes. Participantes de NL, BE, ES, BG, PT.

¿Por qué el trabajo de Beach Mission?

Lo hacemos porque hemos experimentado en nuestras propias vidas que la relación con Dios nos hace felices. Estamos convencidos de que nuestro destino más profundo reside en nuestra relación con Dios. Dios nos hizo como seres humanos, no para vivir nuestra propia vida, sino para vivir desde la conexión con Dios. En esta vida, pero también en la vida después de esta vida, en la eternidad. Nos gustaría que otros jóvenes de zonas vacacionales populares compartieran esta iniciativa.

Por esa misma motivación, quieren hacer algo bueno por la ciudad. Al estar presentes y ofrecer un oído atento, pretendemos llevar la calma a las zonas de ocio nocturno. Ayudamos a los jóvenes que están demasiado borrachos para volver a casa, a las personas frustradas les ofrecemos un oído atento, a las mujeres que ya no pueden andar con tacones les ofrecemos zapatillas, rezamos por la enfermedad, el dolor y la tristeza y ayudamos a los jóvenes a crecer para convertirse en discípulos de Jesús.

  • Los jóvenes son la Iglesia del futuro
  • Dios también viene a nosotros allí donde estamos (Biblia: Génesis 3 versículo 9)
  • Somos la iglesia de los jóvenes

También en la Biblia encontrarás ejemplos de personas que llevan a otras personas a Jesús. De Andrés, uno de los discípulos de Jesús, se lee que lo hizo hasta tres veces; primero su propio hermano Pedro (libro bíblico Juan capítulo 1 versículo 42); luego un muchacho judío (libro bíblico Juan capítulo 6 versículos 8 y 9) y un grupo de griegos (libro bíblico Juan capítulo 12 versículos 20 a 22). ¡Un gran ejemplo de cómo queremos acercar a los jóvenes a Jesús durante sus vacaciones!

En qué creemos

Como seres humanos, estamos hechos a imagen de Dios, como seres relacionales. Podemos conectar con los demás, reflexionar sobre nuestro propio comportamiento y pensar en el significado, por ejemplo. Las relaciones dan sentido a la vida. Estamos convencidos de que nuestro destino más profundo reside en nuestra relación con Dios. Dios es Espíritu, pero también persona. Nos hizo como seres humanos, no para vivir nuestra propia vida, sino para vivir desde la conexión con Dios. En esta vida, pero también en la vida después de esta vida, en la eternidad. (Romanos 1:20, Mateo 28:19, Deuteronomio 4:35, Juan 17:5)

Vemos la Biblia como una carta de amor de Dios a nosotros. Leyendo la Biblia descubrimos quién es Dios y qué quiere hacer por nosotros.

El mundo y la naturaleza que hay en él (la creación), surgieron porque Dios habló. Cuando Dios hizo el mundo, todo iba bien.

El hombre es el pináculo de la creación. Hizo al hombre como hombre y mujer. El sexo entre marido y mujer es la única forma de relación sexual que Dios aprueba.

Dios hizo un mundo visible, pero también invisible. El mundo invisible es el mundo de los ángeles/espíritus. La mayoría de los ángeles sirven a Dios y a los humanos y se revelan a los humanos en casos esporádicos. Algunos de los ángeles -dirigidos por Satanás- se han vuelto infieles a Dios. Después de una batalla en el cielo, han salido del cielo y ahora quieren apoderarse del poder de Dios en la tierra y establecer aquí su propio reino espiritual, también llamado reino de las tinieblas. A estos espíritus de este reino también se les llama demonios. Estos espíritus intentan influir y controlar a las personas.

La mayoría de la gente es consciente de que hay algo más entre el cielo y la tierra, pero muchos nunca han tenido una experiencia personal con Dios. La razón es que hay un problema entre nosotros y Dios. Ese problema está en nuestra forma de pensar y de actuar. Podemos hacer muchas cosas buenas como humanos, pero cuando observamos la miseria en el mundo, vemos que como humanos somos incapaces de vivir en armonía con los que nos rodean. Esto se ve a gran escala, pero también en nuestras propias vidas. Incluso al hacer cosas buenas, a menudo tenemos en mente nuestra propia felicidad. Este problema crea distancia entre las personas, pero también entre un ser humano y nuestro Hacedor, Dios.

Cuando Dios hizo el mundo, todo iba bien. Al hombre se le dio la responsabilidad del mundo. Mientras el hombre estuviera conectado a Dios, no habría muerte y el hombre viviría eternamente con Dios.

Con los primeros humanos, Satanás consiguió que se rompiera la relación entre Dios y el hombre. Por ello, ahora hay mucha miseria en este mundo. Dios nos hace a todos personalmente responsables de nuestros errores, pero también colectivamente de la miseria del mundo, porque no somos diferentes de los demás y el mal parece haberse colado también en nuestro ADN. Dios llama a esto pecado y lo trata como nosotros tratamos un crimen. Una buena conversación no puede resolver este problema. El castigo con el que Dios se conforma es que muramos y estemos sin Él en la eternidad. La consecuencia sería que no quedaría ningún hombre viviendo eternamente con Dios.

Dios ha encontrado una solución alternativa. Esa solución es el sacrificio de un ser humano inocente. Alguien que no merece el castigo por sí mismo, pero está dispuesto a recibirlo por otro. Dios tomó forma humana en Jesús. Era verdaderamente Dios y verdaderamente hombre. Vivió la vida como Dios quería. No tenía el mal en su ADN. Era inocente, pero aun así se hizo condenar, condenar a muerte y entrar en las tinieblas eternas. Así, Jesús se sacrificó y puso fin a la enemistad de Dios hacia nosotros.

Incluso antes de que pudiéramos pedírselo a Dios, Dios ha dado este paso. Fue por Su propia iniciativa. Sin embargo, Dios quiere que nos demos cuenta de que esto también era necesario para nosotros personalmente. En la oración, podemos acercarnos a Dios con nuestras vidas y reconocer que no somos mejores personas que los demás, pedir perdón por nuestros errores (pecados), aceptar que el sacrificio de Jesús era necesario para nosotros y darle las gracias por su sacrificio. Como resultado, el reino de las tinieblas también pierde el derecho a influir y controlar tu vida. Cuando te bautizas, muestras al mundo espiritual que te rodea que tu vieja vida ha muerto, que resucitas en una vida nueva y que el reino de las tinieblas ya no tiene derecho a tener poder sobre ti.

Como víctima o familiar de una víctima de un delito, no basta con ser amigos íntimos años después. Con Dios, esto es completamente diferente. Quiere darse a conocer a través de la Biblia. Él, el Hacedor y Rey del universo, el más alto poder espiritual, quiere adoptarnos como hijos. Quiere establecer una conexión con nosotros, tan estrecha como en un matrimonio. Si lo permites, Él quiere guiar tu vida a través del Espíritu Santo. En la oración, podemos abrirle nuestros corazones, pedirle que venga y habite en nuestros corazones a través del Espíritu Santo y nos renueve por dentro, pedirle que nos ayude a seguirle y obedecerle, pedirle que nos enseñe a leer y entender de la Biblia y poner nuestras vidas en Su Mano. También podemos dar gracias a Dios porque recibimos fuerzas para convertirnos en hijos de Dios.

Desde la relación con Dios, Dios quiere cambiar nuestro pensamiento (deseos) y acciones (elecciones) a través del Espíritu Santo. Como resultado, empiezas a considerarte cada vez menos importante y Dios y las personas que te rodean se vuelven cada vez más importantes. Cuanto más te conectas con Dios, más libre te vuelves de las adicciones y más quieres comprometerte con los que te rodean. Llegas a apreciar las reglas de Dios que al principio eran conflictivas y opresivas y quieres vivir según ellas.

Dios se contentó con el sacrificio de Jesús. Como resultado, ahora no sólo podemos restaurar nuestra relación con Dios, sino que el castigo que pendía sobre nuestras cabezas (que deberíamos morir y estar sin Él en la eternidad) es eliminado. Jesús demostró que Él es más poderoso que el reino de las tinieblas y que la muerte. La relación con Dios también continúa una vez que hemos muerto. Entonces estamos bien con Jesús.
Jesús también instruyó a sus seguidores -y, por tanto, a todos los creyentes- para que actuaran desde ese poder sanando a los enfermos, liberando a las personas de los demonios e incluso resucitando a los muertos. Para ello, Dios dispuso espiritualmente dones del Espíritu Santo. Cuando trabajamos con estos dones, hay que equilibrarlos con los frutos del Espíritu. No todos los que tienen una relación con Dios reciben dones del Espíritu (por igual).

Toda la miseria de este mundo llegará a su fin en algún momento. Eso será cuando Jesús regrese y todas las cosas se vuelvan nuevas. Se acabaron la muerte, la tristeza, el dolor y los problemas.

Dios ha hecho todo lo posible para evitar que vayamos al infierno. Si sólo tomamos la decisión de vivir nuestra propia vida, es nuestra propia decisión. Dios respeta esa elección. El sol sale tanto para los creyentes como para los incrédulos. Una relación con Dios es una relación de amor, no se puede forzar. Pero es bueno saber que si elegimos vivir sin Dios en nuestras vidas esa es también la elección que hacemos para la eternidad. Por lo tanto, elegimos prescindir de todas las cosas bellas que ahora recibimos de Dios.

La razón por la que conectamos a los jóvenes de las regiones de vacaciones con Jesús es, en primer lugar, porque nuestras propias vidas han cambiado tan positivamente gracias a nuestra relación con Jesús. Pero también porque queremos responder al último deseo/misión que Jesús expresó antes de dejar la tierra.

Evangelizar es trabajar en primera línea espiritual. Esto implica luchas espirituales. El reino de las tinieblas trata de minimizar su impacto desalentando y dividiendo entre sí.

Nuestros valores

  • Como embajadores de Dios, queremos ser inspirados y guiados por Dios.
    La Biblia es absolutamente autorizada para esto para nosotros.
  • Suscribimos el credo de Beach Mission.
  • Queremos interesarnos de verdad por la otra persona y no perseguir objetivos (cifras que hay que alcanzar).
  • Queremos entablar una conversación de forma respetuosa y no intimidatoria.
  • Queremos comunicar el mensaje de Dios, el Evangelio, de forma comprensible.
  • Queremos atender a las personas que quieren entrar o han entrado en una relación con Dios.
  • No causamos molestias y trabajamos dentro de la legislación establecida por las autoridades civiles.
  • Viajamos en grupo, nos tenemos en cuenta unos a otros y nos damos espacio.
  • Queremos unirnos aunque pensemos distinto en algunas cuestiones.
  • No trabajamos sin consultar. El responsable del viaje es el guía. El liderazgo de un grupo de participantes recae en el líder del grupo.
  • Resolvemos los problemas lo antes posible.

Ganar almas

No podemos ganar almas ni convertir a la gente. En los viajes de evangelización siempre ocurren cosas maravillosas. Esas cosas están fuera de tu control. Por tanto, no tiene mucho sentido fijar objetivos para el resultado previsto. Sin embargo, podemos hacer que la gente elija conectar con Dios, pedir perdón por nuestras acciones y pensamientos equivocados y reconocer que hemos perdido nuestro propósito al vivir sin Dios. Pero eso es todo. Por lo tanto, rogamos a Dios que nos proporcione más detalles. En dependencia y guiados por Dios, esperamos realizar una labor que cambie vidas. Conocer a Jesús y vivir con Él, desde Él y a través de Él es algo que también deseamos tanto para estos jóvenes.

Origen

Sus fundadores son Dirk-Jan Boerman y Arjan Kriger. Dirk-Jan trabajó en la fundación Naar House hasta 2014. Una cuestión que le preocupó allí durante años fue cómo ayudar más a los jóvenes con los que hablaban en los eventos musicales a crecer en su relación con Dios. De 2008 a 2014, Dirk-Jan participó y dirigió campañas de evangelización con un formato similar en Renesse. En 2007, tuvo la visión de ir a Lloret de Mar y visitar a los jóvenes durante sus vacaciones y compartir el evangelio. Junto con Arjan Kriger, idearon Beach Mission para darle forma.

¿Por qué aquí y por qué en vacaciones?

«En los últimos años he conocido a muchísima gente del mundo de los eventos de baile y la vida nocturna. Me impresiona mucho la apertura al Evangelio de estos jóvenes. Las historias de la Biblia aún les resultan vagamente familiares, pero la mayoría de los jóvenes no tienen ni idea de lo que es el Evangelio ni de que Dios quiere tener una relación personal con ellos. Cada vez más, he llegado a la conclusión de que aquí hay grandes oportunidades para llegar con el Evangelio a los jóvenes que están «desconectados de Dios». Durante las vacaciones, puedes encontrarte más a menudo con los jóvenes, entablar una relación e invitarlos a tu ‘casa’ con más facilidad».

Dirk-Jan Boerman

Socios

Creemos que es importante que nuestras actividades sean conocidas por la iglesia local y otras organizaciones, y que colaboremos con ellas siempre que sea posible. Las iglesias asociadas de los Países Bajos, España y otros países europeos apoyan a Beach Mission en el seguimiento (búsqueda de un compañero para los jóvenes que quieren aprender más sobre la fe), en la búsqueda de participantes, en la oración y financieramente.